Salud “Out of the Box”

1 07 2010

¿Sabías que el ejercicio físico mejora el humor?

Por Leslie Hurtado / HR Latbc

El ejercicio te reactiva ¿Sabías que el ejercicio físico mejora el humor?… El ejercicio físico regular es importante ya que, además de encontrarnos con una mejor imagen, estimularemos la producción de endorfinas, sustancias naturales que provocan el buen humor. Otro de los tantos beneficios que nos proporciona el ejercicio. Dicho esto, no podemos seguir poniendo de pretexto que no tenemos tiempo, o que el tiempo nos absorbe, porque es como decir que no tenemos tiempo para estar de buen humor.

Lo mejor del caso es que no sólo te decimos lo que es bueno, sino que te apoyamos en cómo conseguirlo, porque aunque no lo creas, tu trabajo en la oficina puede ir de la mano del ejercicio.

Primero que nada, es importante que estemos enterados que después de atravesar un día lleno de tensiones físicas y mentales que incluyen el trabajo, el tráfico automovilístico, el control de las cuentas, entre otras tareas que absorben nuestra atención, un entrenamiento que trabaje todo el sistema cardiovascular y aumente los niveles de irrigación sanguínea, como por ejemplo los ejercicios aeróbicos; pueden hacer verdaderas maravillas para bajar tu nivel de tensión.

El ejercicio logra:

  • El aumento de autoestima.
  • Capacidad de concentración.
  • Tolerancia al estrés.
  • Un corazón más grande, fuerte y menos graso: podrá impulsar más sangre en cada latido, impulsa con más potencia la sangre y será más eficiente en cada latido.
  • Disminuye la tensión arterial.
  • Fortalece todos los músculos, también los que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, haciendo que en cada respiración podamos tomar más aire con menos gasto energético.
  •  Resistencia a la fatiga, lo que permite aguantar mejor los quehaceres diarios.
  • Fortalece los músculos y permite reacciones más rápidas, haciendo que se sienta uno mas ágil.
  •  Los huesos se hacen más gruesos, se vuelven más resistentes a las caídas.
  • El aumento general de la fuerza, de la resistencia, del equilibrio y de la agilidad reduce considerablemente las caídas traumáticas y las lesiones posturales.
  • Libera endorfinas, hormonas que hacen sentir bien a todo tu cuerpo.

De esta manera es más fácil invertir en ejercicio que curar enfermedades, así que todos podemos hacer ejercicio y la oficina no es un pretexto. A continuación te recomiendo una serie de ejercicios que puedes realizar en tu mismo lugar de trabajo para que no tengas oportunidad de decir que… ¡No tienes tiempo!

  • No permanezcas siempre sentado. Da pequeños paseos al baño, la cafetería o a la calle para reactivar la circulación.
  • Cuando te levantes, estira los brazos por detrás de la cabeza o hacia delante. Se discreto, pero pruébalo para estirar los brazos y piernas. Si por el contrario tienes que permanecer de pie, intenta dar breves paseos y si no puedes moverte de tu sitio, permanece con un solo pie. Primero con una pierna y luego con la otra.
  • También puedes probar a estirar los talones, seguro que tus pies te lo agradecerán.
  • Con los brazos a los costados, da un paso lo más amplio posible hacia delante con tu pierna derecha, hasta que el muslo quede paralelo al piso. Utilizando la misma pierna, regresa a su posición de comienzo. Repita el ejercicio con la pierna izquierda.
  •  Si en tu trabajo hay escaleras, utilízalas para tener mayor resistencia
  •  En el caso de que tengas que estar todo el día frente a la computadora, realiza ejercicios de muñecas para evitar las tensiones. Estira las piernas y cambia de postura cada poco. No cruces las piernas que evitarás que la sangre circule regularmente.
  • Disminuye la tensión subiendo los hombros, manteniendo esa posición, y luego relajándolos. Con las palmas de las manos en una silla -y de espaldas a ella- y los pies en el piso, ve bajando hasta el final de la silla (doble los codos, y baja el cuerpo), para luego poner derechos los brazos y volver a la posición de comienzo.
  • Párate firmemente con los dedos de los pies apuntando directamente hacia delante. Luego, dobla lentamente las rodillas en la dirección de los dedos, hasta que no puedas ver más, desde ningún ángulo, esos dedos. Lentamente, regresa a la posición de inicio.

El trabajo es muy importante pero de igual manera lo es tu salud y bienestar emocional. Si no empiezas a cuidarte nadie lo hará por ti así que ¡Levántate y agilízate!


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: